CUATROS OBSERVACIONES SOBRE COSAS QUE NO DEBE HACER EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO.

Las entrevistas laborales son estresantes. Ser bombardeado con preguntas sobre tu historia laboral, tus habilidades y cómo harías frente a situaciones de trabajo hipotéticas ya es lo suficientemente duro como para agregarle al desafío de no cometer errores evitables como llegar tarde u olvidar llevar una copia extra de tu CV.

Durante años, Robert Half realizó encuestas a empleadores y trabajadores, pidiéndoles que mencionaran las mayores metidas de pata en entrevistas que habían presenciado o de las cuales se habían enterado. A continuación, algunas de las respuestas más inolvidables y sugerencias para evitar un destino similar.

No olvides tus habilidades sociales:

– “Un individuo aplicó a un trabajo de atención al cliente y cuando le preguntaron qué podía no gustarle del trabajo contestó “tratar con la gente”.-

– “El postulante me dijo que se si hubiese sabido que se trataba de nuestra compañía, no hubiese asistido a la entrevista”.

– “Cuando se le preguntó por qué dejaba su actual trabajo, el postulante respondió: `Mi jefe es un idiota. Todos los jefes son idiotas`”.

No importa cuán bien preparado estés, los nervios podrían jugarte una mala pasada en el momento crucial y no serías la primer persona que meta la pata a juzgar por los ejemplos  citados.

Para evitar decir o hacer algo de lo que puedas arrepentirte, ensaya una entrevista con un amigo o familiar un tiempo antes del encuentro. El “entrevistador” podrá alertarte cuando parezcas más nervioso de lo habitual o te atolondres. La práctica te ayudará además a sentirte más relajado durante la entrevista real.

No priorices tus necesidades sobre las del empleador:

– “El aspirante me dijo que no estaba realmente interesado en el puesto, pero que le gustaba que concediéramos tanto tiempo libre”.

– “Uno dijo que teníamos muy buenos beneficios, lo cual era excelente porque iba a necesitar tomarse muchas vacaciones el año entrante”.

Se cae de maduro que la entrevista es la primera oportunidad para averiguar detalles sobre el puesto. Pero utiliza el sentido común cuando indagues por mayor información.

No preguntes detalles de tu futuro salario, beneficios y extras hasta que el empleador haya expresado un real interés en ofrecerte el puesto. Anticiparte puede hacerle creer que no te interesa el trabajo en sí mismo ni hacer una contribución significativa.

Sin embargo, es apropiado preguntar sobre el puesto en sí, incluso durante las primeras rondas de entrevistas. Por ejemplo, puedes preguntar sobre la persona que solía ocupar ese rol o sobre las oportunidades de desarrollo profesional que ofrece la compañía a sus empleados.

No uses ropa informal:

– “Uno vino a la entrevista en pijama y pantuflas”.

– “La candidata llegó con una serpiente alrededor de su cuello. Llevaba su mascota a todos lados”.

– “Un postulante dejó la etiqueta de la lavandería en su chaqueta y dijo que quería verse como una persona pulcra.”

– “Un entrevistado vestía el uniforme de su trabajo anterior”.

No importa cuán informal parezca el ambiente de trabajo del potencial empleador, vístete para impresionar. Esto significa, ponte un traje o similar.

Es muy improbable que un empleador te saque puntos si apareces en la entrevista demasiado elegante. Sin embargo, asistir vestido informalmente puede dar la impresión de que no tomas el trabajo en serio o puede ocasionar que el entrevistador cuestione tu profesionalismo.

Este es uno de esos pequeños detalles que hablan por sí solos, así que no te arriesgues.

No mientas:

– “Después de que lo felicitáramos por su elección de universidad y el promedio obtenido, el candidato contestó: “Me alegro de haber obtenido su atención. No fui a esa Universidad”.

– “Después de llegar a su entrevista por la mañana, la postulante solicitó usar el teléfono. Mientras simulaba una tos, llamó a su jefe para avisarle que no iría a trabajar”.

Si hace tiempo que estás buscando trabajo, puede resultar tentador ajustar la verdad durante la entrevista para hacerte ver más calificado. Después de todo, ¿qué puede hacer una pequeña mentira inocente?

Pero ten en cuenta que la mayoría de los empleadores realizan chequeos de referencias y antecedentes antes de realizar una oferta de trabajo. Y en la era de Google y las redes sociales, es más fácil que nunca descubrir una información falsa. Si esto ocurre, puedes estar seguro de no conseguir el puesto y tu reputación profesional puede sufrir un daño irreparable.

Incluso si tu mentira no es descubierta en el momento, puedes estar predisponiéndote al fracaso. Si exageraste en tus habilidades o experiencia, es probable que no puedas realizar con éxito las tareas para las cuales te hayan contratado. Lo mejor es brindarle al empleador una descripción certera de tus habilidades para que ambos puedan estar seguros de que el trabajo es adecuado para ti.

La conclusión es: Nunca está bien mentir durante una entrevista, no importa cuán pequeña pueda parecer esa mentirilla. Siempre atente a la realidad y construye un caso para la posición que buscas basado únicamente en tus habilidades y experiencias reales.

Publicado el 24 de octubre de 2011 en Importante, NOTICIA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: